He notado que el articulo de J. R. Hicks titulado Mr. Keynes and the "Classics"; a suggested interpretation, el cual se baso en una publicación leída en la reunión de la Sociedad Econométrica en Oxford, no se encuentra disponible en linea traducida al español. Considero esta una pieza importante de la teoría macroeconómica moderna y que el acceso a esta es necesaria.

No creo haber traducido esta de manera precisa, ya que Hicks utiliza el ingles de manera que es difícil para mi de equiparar, pero entiendo que la esencia de las ideas es transmitida de manera correcta.


Keynes y los "Clásicos"; una interpretación1

Será admitido por el lector menos caritativo que la capacidad de entretener de la Teoría General del Empleo del Sr. Keynes es considerablemente mejorada por su aspecto satírico. También es claro que a muchos lectores los ha dejado perplejos esta Dunciada. Incluso si están convencidos por los argumentos del Sr. Keynes y humildemente se reconocen ellos mismos de haber sido "economistas clásicos" en el pasado, encontraran difícil recordar que ellos creían en sus días de reniego las cosas que el Sr. Keynes dice que ellos creían. Y no existe duda de que otros encontraran sus dudas históricas como un escoyo, que los previene de obtener tanta luz de esta teoría positiva de lo que de otra manera hubiesen obtenido.

Una de las razones principales de esta situación, es sin duda, encontrada en el hecho, que el Sr. Keynes toma como típico de la "Economía Clásica" los últimos escritos del Profesor Pigou, particularmente La Teoría del Desempleo. Ahora La Teoría del Desempleo es un libro bastante reciente y difícil; que es seguro decir que este no ha podido todavía crear muchas impresiones en la enseñanza de economía común. Para la mayoría de las personas sus doctrinas parecerán bastante extrañas y novedosas como las doctrinas del Sr. Keynes; así que ser informados de que estos creían estas cosas, él mismo deja al economista común bastante perplejo.

Por ejemplo, la teoría del Profesor Pigou se basa, de manera sorprendente, en términos reales. No solo su teoría es una teoría del salario real y desempleo; pero un sin numero de problemas que cualquiera hubiese preferido investigar en términos monetarios son investigados por el Profesor Pigou en relación de "salario-bienes". El economista clásico ordinario no es parte de este tour de force.

Pero si, en favor del economista clásico ordinario, declaramos que el hubiese preferido investigar muchos de estos problemas en términos monetarios, el Sr. Keynes responderá que no existe una teoría clásica del salario nominales y empleo. Es bastante cierto que dicha teoría no puede ser fácilmente encontrada en libros. Esto ocurre solo porque muchos de los libros de texto fueron escritos en un tiempo donde cambios del salario nominal en general en una economía cerrada no representaban un problema importante. Habrá poca duda de que muchos economistas han pensado que estos tenían una buena idea de la relación que existe entre salario nominal y empleo.

En estas circunstancias, parecería valer la pena tratar de construir una teoría "clásica" típica, sobre un modelo más viejo y crudo que la de el Profesor Pigou. Si podemos construir dicha teoría y mostrar que nos da los resultados que han sido de hecho tomados por sentado, pero que no concuerdan con las conclusiones del Sr. Keynes, entonces tendríamos por fin una base de comparación satisfactoria. Nosotros esperamos ser capaces de aislar las innovaciones del Sr. Keynes y descubrir cuales son las cuestiones que están en desacuerdo.

Ya que nuestro propósito es de comparar, trataré de demostrar mi típica teoría clásica en una forma similar a la que el Sr. Keynes demuestra su propia teoría; y dejare de lado toda cuenta de complicaciones secundarias que no tienen cercanía con la pregunta especial actual. He de asumir que estoy tratando con un periodo corto de tiempo en el que la cantidad de equipamiento de todo tipo disponible se puede decir que es fijo. Asumiré trabajo homogéneo. Asumiré que toda depreciación puede ser ignorada, de manera que la producción de bienes de inversión se corresponda con una nueva inversión. Esto es una simplificación arriesgada, pero las cuestiones importantes descritas por el Sr. Keynes en su capitulo sobre el costo de uso son irrelevantes para nuestros propósitos.

Comencemos asumiendo que , es la tasa de salarios en dinero por persona, pueden ser dadas.

Dejemos & ser nuestra producción de bienes de inversión y de consumo, respectivamente, y que y serán la cantidad de trabajadores empleados en su producción. Ya que la cantidad de equipos especializados para cada industria es dado, y , donde , son funciones dadas.

Dejemos ser una dada cantidad de dinero.

Necesitamos determinar y .

Primero, el nivel de precio de los bienes de inversión = su costo marginal = . Y el nivel de precio de los bienes de consumo = su costo marginal =

Ingreso ganado en operaciones de consumo = .

Ingreso Total = . Llamare esto .

es entonces la función dada de , de y . Una vez y son determinadas, y pueden ser determinadas.

Ahora asumamos la "ecuación de Cambridge", que existe una relación definida entre Ingreso y la demanda de dinero. Aproximadamente, y dejando de lado el hecho de que la demanda de dinero pueda depender no solo del Ingreso total, pero además sobre su distribución entre las personas con demandas relativamente grandes y pequeñas para balancear, podemos escribir

Tan pronto como sea encontrada, el Ingreso total es determinado.

Para determinar , necesitamos dos ecuaciones. Una que nos diga que la cantidad a invertir (visto como demanda de capital) depende sobre la tasa de interés:

Esto es lo que sería la tabla de la eficiencia marginal del capital en el trabajo del Sr. Keynes.

Adicionalmente, Inversión = Ahorros. Y los ahorros dependen de la tasa de interés y, si quieres, del Ingreso. . (Sin embargo, Ingreso ya esta determinado, no tenemos que molestarnos por insertarlo salvo que elijamos hacerlo.)

Tomando estos como un sistema, tenemos tres ecuaciones fundamentales,

para determinar las tres incógnitas, , , . Como hemos encontrado, y pueden ser determinadas desde y . Empleo total, , es también determinado.

Consideremos las propiedades de este sistema. Es evidente de la primera ecuación que tan pronto como y sean dadas, es completamente determinada; es decir, ingreso total depende directamente de la cantidad de dinero. Empleo total, sin embargo, no es necesariamente determinado de manera inmediata desde el ingreso, ya que este usualmente depende en alguna medida de la proporción del ingreso guardado y, por lo tanto, sobre la manera en que la producción es dividida entre el comercio bienes de inversión y consumo. (Si sucediese que las elasticidades de la oferta fuesen iguales en ambas operaciones, entonces un cambio de la demanda entre estos produciría movimientos compensatorios en y , de manera que no hay cambio en el empleo total.)

Un aumento en el estimulo a invertir (ej. un movimiento a la derecha de la relación de la eficiencia marginal del capital, la cual hemos escrito como tenderá a incrementar la tasa de interés y afectara el ahorro. Si el monto ahorrado crece, la cantidad de inversión crecerá; trabajo sera más empleado en las operaciones de inversión, menos en el negocio de consumo; esto incrementará el empleo total si la elasticidad de la oferta en las operaciones de inversión es mayor que aquella en la elaboración de bienes de consumo, disminuirá si es lo contrario.

Un incremento en la oferta de dinero necesariamente incrementara el ingreso total, las personas incrementaran sus gastos y prestamos hasta que el ingreso se eleve lo suficiente para restaurar a a su nivel anterior. El incremento en el ingreso tendera a aumentar el empleo, en la creación de bienes de consumo y la creación de bienes de inversión. El efecto total en el empleo dependerá sobre la razón entre la expansión de estas industrias; y esto dependerán sobre la proporción del ingreso incrementado que las personas desean ahorrar, que también dicta la tasa de interés.

Hasta ahora hemos asumido como dado el salario en dinero; pero siempre y cuando asumamos que es independiente del nivel de salarios, no habrá dificultades con este problema. Un incremento en el nivel de salario en dinero necesariamente disminuirá el empleo y elevara el salario real. Para un ingreso monetario sin cambio no podría seguir comprando la misma cantidad de bienes con un nivel de precios más alto; y, salvo que el nivel de precios se eleve, el precio de los bienes no cubrirá sus costos marginales. Debe haber un descenso en el empleo, como el empleo cae, los costos marginales con relación al trabajo disminuirían y el salario real se elevara. (Ya que un cambio en el salario nominal esta siempre acompañado por un cambio del salario real en la misma dirección, si no en la misma proporción, no se producirá un daño y algún beneficio podría ser obtenido, si se prefiere trabajar en términos de salarios reales. Naturalmente, muchos "economistas clásicos" tomaron esta linea.)

Pienso que estaremos de acuerdo que lo que tenemos aquí es una razonablemente consistente teoría, y una teoría que es también consistente con los pronunciamientos de un grupo reconocido de economistas. Lo cierto es que de esta teoría podría decirse que se puede incrementar el empleo usando directamente la inflación, pero si decides favorecer esa política será basado en tu propio juicio sobre la reacción sobre los salarios y además, en el área nacional, en cuanto a tu visión acerca del estándar internacional.

Históricamente, esta teoría proviene de Ricardo, aunque no es en realidad Ricardiana, es probablemente más o menos la que fue propuesta por Marshall. Pero con Marshall, ya estaba siendo capacitada de manera importante, sus sucesores la han capacitada aun más. Lo que el Sr. Keynes ha hecho es poner un gran énfasis en las capacidades, así que estas casi se excluye de la teoría original. Vamos a seguir con este proceso de desarrollo.


Cuando una teoría como la teoría "clásica" que acabamos de describir es aplicada al análisis de las fluctuaciones en las industrias, comienza a tener diversos problemas. Es evidente que el ingreso total en dinero experimenta grandes variaciones sobre su curso en el ciclo de negocios, y que la teoría clásica solo puede explicar estas por variaciones en o en , o como última alternativa, por cambios en la distribución.

  1. La variación en es la más simple y obvia, y ha sido utilizada en gran medida. Pero las variaciones en que son rastreable durante el ciclo de negocios son las variaciones que tienen lugar en los bancos, estas son variaciones en los prestamos bancarios; si hemos de confiar en estas es urgentemente necesario para nosotros explicar la conexión entre la oferta de dinero del banco y la tasa de interés. Esto se puede hacer de manera aproximada pensando en los bancos como personas que están fuertemente inclinadas a prestar el dinero en lugar de gastarlo. Sus acciones entonces tienden primero a bajar las tasas de interés, y solo después, cuando el dinero pasa a manos de los consumidores, a incrementar los precios y el ingreso. "La nueva moneda, o el incremento de la moneda, va, no a individuos, pero a los centros bancarios; y entonces, incrementa el deseo de los prestamistas de prestar en primera instancia, y baja la tasa de descuento. Pero esto luego sube los precios; y entonces tiende a subir el descuento."2 Esto es superficialmente satisfactorio; pero si nos aventuramos a dar una cuenta más precisa de este proceso nos encontraremos en aprietos. ¿Qué determina la cantidad de dinero requerida para producir una caída dada en la tasa de interés? ¿Qué determina el tiempo en que la tasa se mantendrá? Estas preguntas no son fáciles de responder.
  2. Hasta ahora mientras confiemos en los cambios en , podemos continuar bastante bien hasta un punto. Cambios en pueden ser relacionados a cambios en la confianza y es realista el pensar que el incremento de los precios durante un boom ocurren por que el optimismo fomenta una reducción en los balances; la caída de los precios en una recesión debido al pesimismo e incertidumbre dicta un incremento. Pero tan pronto tomamos este paso es natural preguntar si no abdicó su estado de variable independiente y ha de ser posible que a cambiado para ser influenciada por otras de las variables en nuestras ecuaciones fundamentales.
  3. Esta última consideración esta sustentada por otra, de un carácter puramente teórico. En vista de la pura teoría del valor, es evidente que el sacrificio directo hecho por una persona que se queda con una cantidad de dinero es un sacrificio de interés; y es dificil creer que este principio marginal no funciona en esta area. Como Lavington lo describe: "La cantidad de recursos que mantiene un individuo en la forma de dinero va a ser aquel en que la unidad monetaria que vale lo justo y solo lo justo mientras lo mantiene de esta manera le da un beneficio de conveniencia y seguridad igual al beneficio de satisfacción derivado de la unidad marginal gastada en consumibles, y es igual a la tasa neta de interés."3 ¡La demanda de dinero depende sobre la tasa de interés! El escenario esta listo para el Sr. Keynes.

Al igual que las tres ecuaciones de la teoría clásica,

el Sr. Keynes comienza con tres ecuaciones,

Estas difieren de las ecuaciones clásicas de dos maneras. Por un lado, la demanda de dinero esta concebida como dependiente de la tasa de interés (Preferencia por la Liquidez). Por otro lado, cualquier posible influencia de la tasa de interés sobre la cantidad ahorrada de un ingreso dado es ignorada. Aunque esto signifique que la tercera ecuación se convierte en la ecuación multiplicadora, que realiza estos extraños trucos, no obstante esta enmienda es una mera simplificación y últimamente sin importancia4. Es la doctrina de la preferencia por la liquidez que es vital.

Ahora es la tasa de interés, no el ingreso, lo que es determinado por la cantidad de dinero. La tasa de interés fijada sobre la relación de la eficiencia marginal del capital determina el valor de la inversión; que determina el ingreso por el multiplicador. Entonces el volumen de trabajo empleado (dado un nivel de salarios) es determinado por el valor de la inversión y del ingreso que no es ahorrado pero gastado en bienes de consumo.

Es este sistema de ecuaciones que nos trae esta asombrosa conclusión, que un incremento en el estimulo a la inversión, o en la propensidad a consumir, no producirá un incremento en la tasa de interés, pero solo incrementará el empleo. A pesar de esto, sin embargo, y a pesar del hecho de que gran parte del argumento funciona en términos de este sistema, y que este este sistema por si solo, no es la Teoría General. Lo podríamos llamar, si quisiéramos, la teoría especial del Sr. Keynes. La Teoría General es algo apreciablemente más ortodoxo.

Como Lavington y el Profesor Pigou, el Sr. Keynes no cree que la demanda de dinero puede ser determinada por solo una variable, ni siquiera por la tasa de interés. Él coloca más empeño en esto de lo que ellos lo hicieron, pero ni para él ni para ellos puede ser la única variable considerada. La dependencia de la demanda de dinero sobre el interés no hace, al final, más que calificar la vieja dependencia sobre el ingreso. No obstante cuanto énfasis le coloquemos al "motivo especulador", el motivo de "transacciones" debe también ser parte.

Consecuentemente tenemos para la Teoría General

Con esta revisión, el Sr. Keynes da un gran paso atrás hacia la ortodoxia Marshalliana y su teoría se hace difícil de distinguir del las teorías revisadas y calificadas de Marshall, quien como hemos visto, no son nuevas. ¿Existe realmente una diferencia entre ellas, o todo esto es parte de un teatro? Vamos a recurrir a un diagrama.

Contra cualquier cantidad de dinero dada, la primera ecuación, , nos ofrece una relación entre el Ingreso () y la tasa de interés (). Esto puede ser dibujado como una curva () que tendrá una inclinación hacia arriba, ya que un incremento en el ingreso tiende a aumentar la demanda de dinero, y un incremento de la tasa de interés tiende a bajarla. Es mas, las otras dos ecuaciones nos dan otra relación entre Ingreso e interés. (La eficiencia marginal del capital determina el valor de la inversión en cualquier tasa de interés dada y el multiplicador nos dice que nivel de ingreso será necesario para igualar los ahorros con el valor de la inversión.) La curva puede entonces dibujarse mostrando la relación entre Ingreso e interés que debe ser mantenido para que el ahorro iguale la inversión.

Ingreso y la tasa de interés ahora están determinadas en , el punto de intersección de las curvas e . Están determinadas juntas, tal como el precio y cantidad están determinadas en la teoría moderna de oferta y demanda. Ciertamente, la innovación del Sr. Keynes es una paralela cercana, en este respecto, a la innovación de los marginalistas. La teoría cuantitativa trata de determinar el ingreso sin el interés, así como la teoría del trabajo trató de determinar el precio sin la producción; estas han dado lugar a una teoría que reconozca un mayor grado de interdependencia.


Pero si esta es la real "Teoría General", ¿cómo el Sr. Keynes hace mención de que un incremento en la inducción a invertir no eleva la tasa de interés? Parecería por nuestro diagrama que un incremento en la eficiencia marginal del capital debe elevar la curva ; y, por lo tanto, aunque incrementara el Ingreso y empleo, también elevará la tasa de interés.

Lo que nos trae a lo que, desde muchos puntos de vista, es la cosa más importante del libro de Keynes. Es no solo posible mostrar que una dada oferta de dinero determina cierta relación entre Ingreso e interés (el cual hemos expresado en la curva ); es también posible decir algo de la forma de la curva. Esta probablemente tendera a ser casi horizontal a la izquierda y casi vertical a la derecha. Esto es debido a que existe (1) un mínimo bajo el cual la tasa de interés es poco probable que se encuentre, y (aunque el Sr. Keynes no enfatiza esto) existe (2) un nivel de ingreso máximo que puede ser financiado dada una cantidad de dinero. Si queremos, podemos visualizar la curva acercándose a estos limites de manera asintótica (Figura 2).

Por lo tanto, si la curva se encuentra bien a la derecha (debido a una fuerte estimulo a la inversión o una fuerte propensión a consumir), se encontrará en aquella parte de la curva que tiene pendiente ascendente, y la teoría clásica será una aproximación adecuada, solo necesitando las calificaciones que de hecho recibió tiempo después de manos de los Marshallianos. Un incremento en el estimulo a invertir elevara la tasa de interés, como dice la teoría clásica, pero también tendrá el efecto secundario de elevar el ingreso, y por lo tanto el empleo. (El Sr. Keynes en 1936 no es el primer economista de Cambridge en tener una fe moderada en el trabajo publico.) Pero si el punto se encuentra a la izquierda de la curva , entonces la forma especial de la teoría del Sr. Keynes se vuelve valida. Un incremento en la eficiencia marginal del capital solo incrementara el empleo, y no elevara la tasa de interés. Estamos alejados del mundo clásico.

La demostración de este mínimo es por lo tanto de mucha importancia. Es tan importante que me aventurare a parafrasear la prueba, mostrándola en un modo muy diferente del usado por el Sr. Keynes.5

Si los costos de acaparar dinero pudiesen ser ignorados, será siempre beneficioso quedarse con el dinero en lugar de prestarlo, si la tasa de interés no es mayor a cero. Consecuentemente la tasa de interés debe de siempre ser positiva. En un caso extremo, la tasa de muy corto plazo puede tal vez estar cerca de cero. Pero de ser así, la tasa a largo plazo debe estar por encima de esta, ya que la tasa a largo plazo tiene que permitir que el riesgo de que la tasa a corto plazo se eleve durante el plazo de pago del préstamo, y debe ser observado que la tasa a corto plazo solo puede subir, nunca bajar6. Esto no solo significa que la tasa a largo plazo tiene que ser un promedio de todas las tasas a corto plazo probables durante la duración de este, y que este promedio debe estar por encima de la tasa a corto plazo actual. Existe un riesgo a ser considerado, que el prestamista a largo plazo pueda desear tener el dinero antes de la fecha prevista de repago, y entonces, si la tasa a corto plazo se elevo mientras tanto, este podrá incurrir en una substancial perdida de capital. Es este último riesgo que provee del "motivo especulativo" al Sr. Keynes y que se asegura de que la tasa para prestamos de duración indefinida (de los cuales él siempre tiene en mente como la tasa de interés) no pueden llegar muy cerca de cero7.

Debe ser observado que esta tasa mínima de interés aplica no solo a una curva (correspondiente a una particular cantidad de dinero) pero a cualquier curva similar. Si la demanda de dinero es aumentada, la curva se mueve a la derecha (como la linea punteada el la Figura 2), pero las parte horizontal de la curva son casi idénticas. Por lo tanto, es esta zona a la izquierda del diagrama que no concuerda con la teoría clásica. Si la esta a la derecha, entonces podemos aumentar el empleo aumentando la cantidad de dinero, pero si la IS esta a la izquierda, no podemos. Usando solamente mecanismos monetarios no va a forzar la tasa de interés a ir más bajo.

Así que la Teoría General del Empleo es la Economía de la Depresión.


Para explicar la relación entre el Sr. Keynes y los "Clásicos", hemos inventado un pequeño aparato. Parece ser que no hemos explorado todos los usos de este aparato, así que concluiremos dejándolo correr un poco por su cuenta.

Con este aparato a nuestra disposición, ya no estamos obligados a realizar ciertas simplificaciones que el Sr. Keynes hace en su explicación. Podemos reinsertar la en la tercera ecuación, y permitir cualquier posible efecto que tenga la tasa de interés sobre el ahorro; y lo que es más importante, podemos llamar a juicio la dependencia única sobre la tasa de interés, que parece bastante sospechosa en la segunda ecuación. Elegancia matemática sugeriría que debemos tener e en las tres ecuaciones, si la teoría es realmente General. Por que no tenerlas así:

Una vez nos hacemos la pregunta del papel del Ingreso en la segunda ecuación, es claro que tiene una muy buena razón de ser insertada. Para el Sr. Keynes de hecho esta solo permitido dejarla fuera de todo, posiblemente por su estrategia de medir todo en "unidades de salario", que significaría que el permite cambios en la eficiencia marginal del capital cuando ha habido un cambio en el nivel de salarios en dinero, pero que otros cambios en el ingreso se consideran que no afectan la curva, de la misma manera inmediatamente. Pero porque hacer la distinción? Seguramente abran razones para suponer que un incremento de la demanda de los bienes de consumo, debido a un aumento del empleo, normalmente estimularían directamente un incremento en la inversión, por lo menos tan pronto como se desarrolle la expectativa de que el incremento en la demanda continuará. Si esto es cierto, deberíamos incluir en la segunda ecuación, aunque se debe tener en cuenta que el efecto de sobre la eficiencia marginal del capital será esporádica e irregular.

La Teoría General Generalizada puede entonces verse de esta manera. Asumamos primero una dada cantidad de dinero como Ingreso. Tracemos la curva mostrando la eficiencia marginal del capital (en términos monetarios) en este Ingreso dado; una curva mostrando la curva de la oferta de ahorros en este Ingreso (Figura 3). Su intersección va a determinar la tasa de interés que igualará ahorros con inversión a este nivel de ingresos. Esto lo llamaremos "tasa de inversión".

Si el Ingreso sube, la curva se moverá a la derecha; probablemente se moverá a la derecha también. Si se mueve más que , la tasa de interés de la inversión caerá; si lo hace más que , esta se elevara. (Cuanto se eleve o caiga, sin embargo, depende de las elasticidades de las curvas y .)

La curva (dibujada en un diagrama aparte) ahora nos muestra la relación entre Ingreso y la tasa de interés de la inversión. Nos estaremos enfrentando (de la misma manera que lo hicimos antes) con una curva que muestra la relación entre Ingreso y la tasa de interés del "dinero"; solo ahora podremos generalizar un poco nuestra curva . En lugar de asumir, como antes, que la oferta de dinero esta dada, podemos asumir que existe un sistema monetario dado, que hasta un punto y solo hasta ese punto, las autoridades monetarias preferirían crear nuevo dinero en lugar de permitir que las tasas de interés se eleven. Esa curva generalizada entonces se inclinara hacia arriba solo de manera gradual; la elasticidad de la curva dependerá de la elasticidad del sistema monetario (en el sentido ordinario de monetario).

Como antes, el Ingreso y el interés serán determinadas donde las curvas y se crucen, donde la tasa de interés de la inversión iguale la tasa del dinero. Cualquier cambio en el estimulo a invertir o en la propensidad a consumir va a mover la curva ; cualquier cambio en la preferencia por la liquidez o de política monetaria mover a la curva . Si, como resultado de dicho cambio, la tasa para la inversión se eleva por encima de la tasa del dinero, el Ingreso tenderá a subir; en el caso contrario, este tendera a caer; que tanto el Ingreso suba o caiga dependerá de la elasticidad de curvas8.

Cuando lo generalizamos de esta manera, la teoría del Sr. Keynes comienza a parecerse mucho a la de Wicksell; esto difícilmente es de sorprender9. Existe un caso especial donde esta encaja la teoría de Wicksell de manera absoluta. Si hay "empleo total" en el sentido aumento en el Ingreso inmediatamente provocaría un aumente en los niveles de salario nominal; entonces es posible que las curvas y se puedan mover de la misma manera a la derecha, así pues la IS es horizontal. (He dicho posible, porque no ese improbable, de hecho, que un incremento en el nivel de salarios pueden crear las presunción de los salarios subirán de nuevo; si es así, se moverá más que SS, de manera que la IS tendría una inclinación hacia arriba.) Como fuera, si la es horizontal, tenemos una construcción Wickselliana perfecta10; la tasa de la inversión se convierte en la tasa natural de Wicksell; si existiese un sistema monetario perfectamente elástico y la tasa del dinero esta situada por debajo de la tasa natural, habrá una inflación acumulada; deflación acumulada si esta por encima.

Esto es ahora visto como solo un caso especial; podemos usar nuestro modelo para desarrollar posibilidades mucho más amplias. Si existe mucho desempleo, es muy probable que sera bien pequeña; en este caso se podría confiar que se inclinará hacia abajo. Este es el tipo de Depresión Económica que le preocupa tanto al Sr. Keynes. Pero uno no puede escapar la impresión de que podrían haber otras condiciones cuando las expectativas son volátiles, como cuando una ligera tendencia inflacionaria puede incendiarlas muy fácilmente. Entonces puede ser bien grande y un incremento en el Ingreso tendera a elevar la tasa de interés sobre la inversión. En estas circunstancias, la situación será inestable en cualquier tasa de dinero dada; es solamente un sistema monetario imperfectamente inelástico, con una curva creciente, que puede prevenir que esto se salga totalmente de control.

Estos son algunas cosas que podemos sacar del esqueleto que es nuestro aparate. Pero inclusive si esto clamara ser una pequeña extensión del parecido esqueleto de Mr. Keynes, este es increíblemente tosco y poco preparado. En particular, el concepto de "Ingreso" se empleo de una manera monstruosamente difícil; muchas de nuestras curvas no son determinantes a menos que se diga algo de la distribución del Ingreso de igual manera que su magnitud. Es cierto, que lo que estas expresan es algo similar a una relación entre un sistema de precios y un sistema de tasas de interés; y tu no puedes poner eso en una curva. Es mas, todas las preguntas sobre depreciación han sido ignoradas, de la misma manera que el momento en que ocurren los procesos que se consideran.

La Teoría General del Empleo es un libro útil; pero no es ni el principio ni el final de Dinámica Económica.

J. R. Hicks
Gonville and Caicus College
Cambridge

  1. Basado en una publicación que fue leida en la reunión de la Econometric Society en Oxford (septiembre, 1936) y que permitió una interesante discusión. Subsecuentemente ha sido modificado, en parte a la luz de esa discusión y en parte como resultado de discusiones posteriores en Cambridge. 

  2. Marshall, Dinero, Crédito y Comercio pag. 257. 

  3. Lavington, Mercado Ingles de Capital, 1921, pag. 30. También lea Pigou, "The Exchange-value of Legal-tender Money," en Essays in Applied Economics, 1922, pags. 179-181. 

  4. Esto puede observarse facilitate si consideramos la ecuaciones

    lo que incorpora la segunda enmienda de Keynes sin la primera. La tercera ecuación es de hecho el multiplicador de la ecuación, pero al multiplicador se le han cortado las alas. Ya que todavía dependo solo en , ahora solo depende en y es imposible incrementar la inversión sin incrementar el deseo a ahorrar o la cantidad de dinero. El sistema creado es por lo tanto idéntico al que, unos años atrás, se llamaba "Treasury view". Pero la Preferencia por loa Liquidez nos transporta desde "Tresure View" a la "Teoría General del Empleo". 

  5. Keynes, Teoría General, pags. 201-202. 

  6. Es concebible que las personas se han acostumbrado tanto a la idea de tasas de interés a corto plazo bien bajas de que estas no estarían muy impresionadas por este riesgo; pero es poco probable. La tasa de interés al corto plazo aumentará, porque el comercio mejora y los ingresos se expanden; o debido a que el comercio empeora y el deseo por la liquidez aumenta. Dudo que una política monetaria tan elástica que prevenga ambas posibilidades pueda idearse. 

  7. No obstante algo mas que el "motivo especulación" es necesario para explicar el sistema de las tasas de interes. La tasa de interés a corto plazo más corta debe ser igual a la valoración relativa, al margen, del dinero y papel moneda; y el papel moneda alcanza un descuento principalmente por la "conveniencia y seguridad" de mantener dinero — la inconveniencia que puede ser posiblemente causada debido a no tener efectivo inmediatamente disponible. Es la oportunidad en la cual quieras descontar el papel moneda que importa, no la oportunidad de que tendrás que descontar en términos desfavorables. El "motivo precaución", no el "motivo especulación", es el dominante en este caso. Pero los futuros términos del redescuento son vitales cuando se considera la diferencia entre las tasas a corto y largo plazo. 

  8. Ya que , entonces

    El mercado de inversión y ahorros no será estable salvo que sea positiva. Pienso que podemos asumir que esta condición se cumple.

    Si es positiva, negativa, y postiva (lo cual es el estado más probable), podemos decir que la curva será más elástica, la mayor elasticidad de las curvas y , y mayor es relativo a . Cuando , la curva es de pendiente ascendente. 

  9. Cf. Keynes, Teoría General, pag. 242. 

  10. Cf. Myrdal, "Gleichgewichtsbegriff", en Beitrdge zur Geldtheorie, ed. Hayek